Artes Marciales ChinasChoy Li Fut

El Código de Conducta del Choy Li Fut

Cuando Chan Heung 陳享 fundó el sistema Choy Li Fut 蔡李佛, estableció también diez normas de conducta para que sirvieran de guía a todos los practicantes del estilo. Estas normas constituyen el código de conducta (武德, wǔ dé/mou dak)* del Choy Li Fut. Las diez normas son las siguientes:

Chan Heung, fundador del estilo de kung fu Choy Li Fut

Retrato de Chan Heung, maestro fundador del Choy Li Fut

  1. Practica Choy Li Fut a diario y no abandones su camino sin razón.

La primera parte de esta norma nos dice que debemos practicar todos los días. El Choy Li Fut es un sistema muy amplio y difícil de dominar, requiriendo de entrenamiento diario durante toda la vida.

La segunda parte nos prohíbe abandonar la práctica sin una buena razón. Una vez entramos en el camino, es nuestro deber recorrerlo para poder ser capaces de transmitirlo algún día, y que este conocimiento no se pierda.

  1. Debes practicar no solamente para mejorar tus habilidades y tu cuerpo, sino también para desarrollar un corazón bueno y paciente.

La práctica del Kung Fu nos enseña a perseverar, a ser constantes, a superar las dificultades y a ser pacientes. Hoy en día nuestra sociedad nos incita a buscar recompensas inmediatas, haciéndonos caprichosos, y a querer conseguir todo ya. En el Kung Fu, la recompensa por el esfuerzo diario viene a largo plazo, ya que requiere un largo tiempo de perfeccionamiento para poder ejecutar las técnicas correcta y eficazmente. Eso nos hace más pacientes y serena nuestra mente, liberándonos del deseo y, consecuentemente, desarrollar un buen corazón. Esta es la razón más importante por la que debemos practicar.

  1. Nunca uses tus habilidades para cometer injusticias o hacer daño a otros.

Un artista marcial puede tener un gran poder, pero tiene todavía una mayor responsabilidad. No aprendemos Kung Fu para imponernos a los demás, sino para ser mejores personas y disfrutar de la práctica. Chan Heung pasó varios años estudiando budismo con Choy Fok 蔡褔 antes de que éste le enseñara Kung Fu. Choy Fok era un monje de Shàolín 少林 del Norte, y esta norma era un principio básico entre los monjes del monasterio.

Como reza un dicho popular: “un verdadero guerrero no lucha porque odia lo que tiene enfrente, sino porque ama lo que tiene detrás”. Llegado el caso de necesidad, nuestro objetivo no ha de ser derrotar a quien tenemos enfrente, sino defender a quien tenemos detrás.

  1. Debes mostrar el máximo respeto a tus maestros y hermanos mayores.

Un maestro es alguien que dedica su tiempo y esfuerzo en beneficio nuestro; debemos estarle agradecidos y tratarle siempre con cariño y respeto. Lo mismo es aplicable a nuestros hermanos mayores de escuela, quienes con su ejemplo y dedicación también nos están enseñando.

  1. Muestra respeto a tus compañeros a través de la confianza, la amistad y la honestidad. No los intimides o amenaces de ninguna manera.

Chan Heung extiende lo dicho en la norma anterior a todos los compañeros de la escuela, a nuestros “hermanos menores”. No por tener un mayor nivel de Kung Fu estamos por encima de nadie. La amistad, la confianza y la honestidad son los principios por los que hemos de regir las relaciones con nuestros compañeros.

  1. No debes luchar con tus hermanos del Choy Li Fut. Para evitar esto, en tiempos de necesidad, usamos la garra de tigre como el signo distintivo que indica que practicamos Choy Li Fut.

En el s. XIX China era un país revuelto y las situaciones de conflicto eran comunes. Chan Heung quiso que en medio de una batalla campal, los practicantes de Choy Li Fut pudieran reconocerse unos a otros, y estableció unos sonidos característicos del sistema, de forma que un combatiente, al oírlos, sabía que a su lado estaba luchando un practicante de Choy Li Fut. En esta norma, Chan Heung, aunque nombra la garra de tigre, no se está refiriendo a la técnica como tal, ya que otros sistemas de Kung Fu la utilizan por igual, sino al sonido que se hace al ejecutarla.

De estos sonidos establecidos para el Choy Li Fut, los más característicos son: wat 挖, al golpear con la garra de tigre, a la que se hace referencia en esta norma; tek 踢, al patear; jik 抑, al golpear con puño o palma.

  1. No bebas alcohol ni comas carne en cantidades excesivas. El alcohol debilita el autocontrol y la carne ralentiza el cuerpo. Las dos cosas en exceso pueden dañar tu cuerpo y tu espíritu.

Siempre decimos que el control sobre sí mismo es una de las características que distingue a un buen artista marcial. El alcohol nubla nuestra consciencia y debilita este autocontrol, por lo que no debe ser tomado hasta tal punto. Como hemos dicho anteriormente, un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Si sabemos que tenemos ese poder, no debemos embriagarnos arriesgándonos a perder el control. Uno no tiene control cuando está borracho, pero sí que tiene control sobre lo que bebe y, por lo tanto, ha de ser plenamente responsable de sus acciones.

El consumo excesivo de carne ralentiza el metabolismo haciendo que se consuma más energía en hacer la digestión. En la China de la dinastía Qīng 清, uno debía estar siempre listo para el combate.

  1. Cuando practiques, no muestres tus habilidades a otros sin consideración, ya que puede causarte problemas a ti y a otros. Si consideras que alguien es una buena persona, entonces puedes pasarle tu conocimiento.

Antiguamente, en China , casi todo el mundo tenía algún tipo de formación marcial, por mínima que fuese. Un artista marcial de gran habilidad podía llegar a aprender un estilo sólo a través de la observación. Tal fue el caso de Yáng Lùchán 楊露禪, el fundador del estilo Yáng de Tài Jí Quán 楊氏太極拳, cuando servía en casa de la familia Chén 陳; y también de Jeong Yim 張炎, que fue capaz de imitar con gran destreza las técnicas que el propio Chan Heung enseñaba a sus parientes en King Mui 京梅, en los tiempos en que el estilo no se enseñaba fuera de la propia familia.

Esta es una de las razones por las que Chan Heung estableció esta norma, para que personas desconocidas no pudieran copiar las técnicas propias del estilo y este no cayera en malas manos. Sin embargo, si juzgamos que una persona tiene un corazón noble y sincero, Chan Heung nos permite enseñarle Choy Li Fut.

La otra razón de esta norma es, tal y como se explica, que “puede causarte problemas a ti y a otros”. Cuando uno hace exhibición de su habilidad, siempre habrá gente que querrá estar por encima y probarse más habilidoso. Esto puede llevar a enfrentamientos innecesarios y debe ser evitado. No practicamos Choy Li Fut para hacer exhibición pública y alimentar nuestro ego.

  1. Nunca uses incorrectamente tus habilidades sobre otros o te coloques por encima de ellos, porque esto sólo causa problemas. Practica para construir una base sólida para tu cuerpo. Practica a diario y no abandones el camino.

Esta norma tiene mucho que ver con las anteriores: no utilizar el Kung Fu para hacer daño, y no pretender estar por encima de nadie.

  1. Todas éstas son normas que el fundador desea que sigamos; hacer lo contrario es ir contra sus deseos. Si no puedes regirte por estas normas, puedes marcharte o, si las rompes, queda a juicio de tu maestro el decidir tu lugar en la escuela.

Todo lo que sabemos y todo lo que nuestro maestro nos enseña, se lo debemos a Chan Heung como maestro fundador. Por tanto, es justo que sigamos estas normas de acuerdo con sus deseos, no sólo por convicción propia, sino también como forma de mostrar agradecimiento y respeto hacia su persona.

 

Notas:

* Wǔ dé en mandarín; mou dak en cantonés: literalmente, "ética marcial".

¡Gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *