Artes Marciales ChinasChoy Li FutHistoria

El Gran Maestro Chan Yiu-Chi (Historia del Choy Li Fut VI)

Chan Yiu-Chi 陳耀墀 fue un erudito, poeta, médico de hierbas y maestro de Choy Li Fut 蔡李佛 y, aunque se dice que destacó en todas esas áreas, sin duda su fama en el ámbito del Kung Fu superó con mucho a las demás.

El Maestro Chan Yiu-Chi 陳耀墀 en su juventud.

Chan Yiu-Chi era una persona de carácter humilde y generoso. Como médico, nunca negaba su atención a ningún paciente, aunque éste no pudiera pagarle, y cobraba sólo la voluntad.

Aprendió Choy Li Fut de su padre, Chan Gun-Bak 陳官伯, hijo menor de Chan Heung 陳享. Se dice que rara vez apartaba sus pensamientos del Kung Fu, y que incluso cuando estaba sentado, sus piernas continuaban practicando. A él le debemos la estructuración y sistematización de todo el estilo Choy Li Fut. Se ocupó de registrar por escrito cada forma, con sus respectivos movimientos y aplicaciones; estos escritos son guardados celosamente por la familia Chan, pero sus copias se han transmitido de maestro a discípulo hasta nosotros.

Chan Yiu-Chi fue un hombre de gran éxito pero también muy envidiado. En numerosas ocasiones acudieron otros artistas marciales a su escuela para desafiarle. En una de esas ocasiones, un hombre que hacía gala de su corpulencia y fortaleza física machacó uno de los brazos de un muñeco de madera de la escuela de Chan Yiu-Chi, y retó a éste a que hiciera lo mismo. El maestro Chan Yiu-Chi era un hombre delgado y de apariencia débil, con las maneras de un estudioso. Sin embargo, poseía un dominio perfecto de la técnica y, sin ni siquiera tomar impulso, con un pequeño giro de su cuerpo apenas perceptible, rompió con un Gwan-Kiu 滾橋 otro de los brazos del muñeco, que saltó por los aires.

Chan Yiu-Chi, Choy Li Fut Kung Fu

El Gran Maestro Chan Yiu-Chi 陳耀墀

Otra de estas historias, que he escuchado repetidas veces de boca de mi maestro Pedro Rico, cuenta la ocasión en que otro maestro de Kung Fu que enseñaba en Guangzhou, llamado Gum Zai, acudió a la escuela de Chan Yiu-Chi para retarlo a un combate. Chan Yiu-Chi rechazó el duelo en numerosas ocasiones pero, finalmente y ante la insistencia de Gum Zai, que iba creciéndose, su propia esposa lo conminó a que aceptara el desafío. Un gran corro de gente se había congregado en torno a ellos. Chan Yiu-Chi estaba fumando de su pipa, que sujetaba en la mano izquierda. Cuando Gum Zai atacó, Chan bloqueó el golpe con un Yeung-Kiu 揚橋 con su mano derecha y, seguidamente y con la misma mano, golpeó al pecho de su oponente con un Tsang-Jeung 撑掌, que lo lanzó hacia atrás y lo hizo caer al suelo. Chan Yiu-Chi ni siquiera había soltado su pipa. Gum Zai empezó a vomitar sangre debido a las heridas internas causadas por el golpe, y Chan Yiu-Chi se apresuró a tratarlo con medicina de hierbas. Gum Zai fue demasiado orgulloso para aceptar la ayuda de Chan Yiu-Chi, y murió una semana después. Este episodio no tuvo consecuencias legales para el nieto de Chan Heung, ya que había numerosos testigos de que Gum Zai había iniciado la disputa, había acudido a provocar y atacado primero. Sin embargo, hizo a nuestro maestro cargar con un gran remordimiento durante gran parte de su vida.

Por último, se dice también que Chan Yiu-Chi entrenaba su sensibilidad con un pájaro. En China, es común poseer pájaros como mascota, a los que se saca en sus jaulas a los parques para oírlos cantar. Chan Yiu-Chi, para entrenar su percepción de los movimientos del rival antes de que se produjeran, sostenía a su pájaro sobre la palma de su mano y, cuando el ave iba a tomar impulso para echar a volar, el Gran Maestro bajaba su mano contrarrestando el impulso, por lo que el animal no podía alzar el vuelo. Seguramente esta historia tiene más de leyenda que de realidad; sin embargo, nos muestra hasta qué punto la habilidad del Gran Maestro Yiu-Chi estaba presente en la imaginación de su gente cercana.

De los alumnos del Gran Maestro Chan Yiu-Chi, pertenecen a nuestro linaje los maestros Woo Van Cheuk 胡雲綽, Pun Fan 潘芬 y nuestro maestro Pun Seon Seoi 潘顺遂.

¡Gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *